domingo, 29 de julio de 2012

Aprendiendo

Hoy, hito histórico, el peque aprende a nadar.
A instancias nuestras accede a quitarse los manguitos y a usar lo que llamamos "el churro"
(uno de los tubos de espuma de color desvaído que dejamos en la piscina para uso del que lo necesite).
Se monta en él y juega a que es su caballo mientras salpica y ríe, visiblemente contento.
Uno está siempre atento a que no pasen ciertas cosas, pero a veces pasan: el churro, como indómita montura, se escapa de entre sus piernas y le toca agitar las manos entre gritillos nerviosos mientras los que pululamos a su alrededor competimos por llegar a agarrarle.
Tarde.
El niño patalea y ante el asombro de los presentes alcanza la escalerilla sin grandes dificultades.
Su carita refleja emoción y triunfo, los demás tocamos palmas y repartimos besos.
Ahora es un pescadito, suelta y recoge el churro, se aventura de la escalerilla a mamá, de mamá a papá, de papá a los titos y de vuelta a la escalerilla.
Crecen, pienso emocionada, subyugada por los pequeños grandes logros que alcanzan.
Aprenden y aprendo de él que a veces las circunstancias nos obligan a hacer cosas para que no creemos estar preparados y que a veces las escalerillas no están tan lejos como nos parecen.

9 comentarios:

Camaleona dijo...

Es emocionante vivir con ellos cada uno de los pasos que les alejan de nuestros brazos protectores. Nadar es todo un hito, a partir de hay será aún más mayor.

Ligia dijo...

Se hacen mayores bien pronto, y aprenden rápido aunque estés pendiente de ellos toda la vida. Abrazos

Tequila Limon y Sal dijo...

Siempre tenemos más miedo nosotras que ellos. Si los dejáramos libres, aprenderían todo antes... pero es taaaan difícil.

barbaria dijo...

Amén, hermanas :)

Elysa dijo...

Sí que es cierto, también ellos nos enseñan a ver que esas escalerillas no están tan lejos.

Besitos

X dijo...

Siempre he sido partidario de dejar que los niños se den sus golpes. Todos nos los hemos dado de niños, en fin, y aquí seguimos. Si hubierais estado más cerca, él aún no sabría nadar. ¿No ha valido la pena?

reina.momo dijo...

Qué bello! Me quedo con la última frase " a veces las escalerillas no están tan lejos como parece"

barbaria dijo...

Cierto X, y si hubiera tragado un poquito de agua tampoco hubiera pasado nada ¿no?
Ains, reina.momo, cuesta ver lo cercanas que están, lo sé por experiencia. Bienvenida.

X dijo...

Pues no, no habría pasado nada, todos lo hemos hecho. xD