miércoles, 17 de marzo de 2010

La escabechina (segunda parte)

De vuelta a las andadas, reaparece el problema que nos llevó el año pasado a crear el comité de empresa, que no es otro que la ausencia de sueldo y de la información correspondiente. Porque si ya de por sí es agobiante ver que los días pasan y los últimos movimientos de tu cuenta no incluyen el ingreso de la nómina, más acojonante es que en la empresa no te digan nada de nada.
Al fin, reunión de personal y el señor director de no-se-qué, viene a vernos con su flamante BMW y su traje de Tucci a decirnos que son tiempos de crisis y que el efectivo está congelado en los bancos con lo que no tienen para darnos nada hasta que la Junta nos pague. Se refiere a la Junta de Andalucía, que ya han aprobado los presupuestos pero no ha desembolsado un duro, digo, un euro.
Pero eso no es el tema principal de la reunión, nooooo, resulta que el buen señor está muy preocupado por el tema del mal rollito entre compañeras, quiere que hagamos piña y que olvidemos las diferencias del pasado porque (coreen señores): esto lo arreglamos entre todos.
Tengo que decir que si bien roces y torceduras hay en todos los trabajos, eso no ha mermado la profesionalidad de mis compañeras y seguimos desempeñando nuestras funciones con total entrega porque trabajamos con personas que en ningún caso tienen la culpa de nada.
Ni palmadita en el hombro ha habido, se nos dice que está en nuestra mano que el centro funcione al 100 por 100 de su capacidad (a ver...disponemos de 150 plazas y sólo hay ocupadas 142) para asegurar los ingresos; se nos incita a "reclutar" asistentes a la unidad de estancia diurna entre nuestros vecinos...esos mismos vecinos, que se han quedado en el paro, no van a poder mandar a sus abuelos a un centro a que pasen el día por unos cientos de euros al mes cuando hay tres o cuatro desempleados en casa para atenderlos. Se nos responsabiliza por el hecho de que haya dos opiniones diferentes en el comité de empresa (recuerden uno se formó por iniciativa de la propia empresa).
Se nos asegura que a partir de ahora, la dirección de la dirección va a intervenir para que el centro funcione (es decir, que dé dinero, porque funcionar, funciona como un reloj) de hecho hasta la directora ha sido destinada a otro centro y ahora tenemos a una directora en funciones hasta nueva orden.
Pero el problema no es que el centro no marche, el problema es que no hay dinero, ni para sueldos, ni para suplencias, ni para guantes de látex.
Habrá sido una mala previsión por su parte, o una mala gestión o que hizo falta en su día para ayudar a la "otra" empresa del dueño (una constructora, mira tú, pero esto son sólo suposiciones)pero, nada, nada, nosotros tranquilitos, que hemos prometido portarnos bien y está demostrado que el buen rollito hace crecer el dinero de los árboles...

8 comentarios:

Rulo dijo...

Si los representantes gremiales elegidos por los trabajadores "son un dibujo", para que hablar de esa cosa extraña que sale cuando es la misma patronal la que impulsa el comite, en este caso directamente los delegados "no existen"(a favor del currante, claro).
Por otro lado, si en los tiempos de jolgorio económico a la patronal "se le piantaba un lagrimón", que decir en éstos tiempos críticos.
Además, después de 35 años de trabajo, creo poder afirmar que "el feeling" de todos con todos es una utopía, pero cierto es, que la lucha en defensa de los derechos de los trabajadores "lima" muchas asperezas entre compañeros.
Todo está en nuestras manos y mentes. Se trata de no perder el horizante y cambiar el rumbo...

X dijo...

Si es, como parece, un centro privado para personas de la tercera edad, el problema es sencillamente que no hay dinero. Como dices, hay familias que se han quedado en el paro y que no van a derrochar el poco dinero que tienen en mandar al abuelo a tu curro cuando pueden encargarse ellos mismos. Ni ha sido culpa del jefe, ni vosotros podéis hacer nada para arreglarlo. Cuando los españoles vuelvan a tener dinero, su negocio volverá a tener clientes.

Mirna dijo...

Qué rabia da... Además de que los afectados en cuestión son los que menos pueden hacer...
Madre mía, estoy harta de las constructoras. Que ironía, el dinero sí crece de los árboles aunque por transformaciones sea papel. Y qué ironía también que cada vez haya menos árboles.
Suerte con tu situación...
Desde Marte
Mirna

barbaria dijo...

El caso es, Rulo, que siguiendo las quejas de los trabajadores ha habido cambios en la empresa, en eso sí nos ha servido el sindicato, pero muchos de esos cambios se deben más a cuestiones de "política interna" de la propia empresa. Tienes razón X, que donde no hay no se puede pintar, pero nos hubiera gustado más que nos dijeran la verdad: que los bancos no le adelantan el dinero de la Junta, como en todas las demás residencias y centros concertados, porque su una parte de su empresa está en la ruina total y absoluta, con pisos y locales sin vender y obras a medio terminar, en vez de darnos a entender que la razón por la que no cobramos es que nos peleamos como verduleras en los pasillos (cosa que no ocurre en ningún caso) y por eso la gente que debería venir (pagando, claro) no viene, cuando tenemos más de cien personas a las que atender y sufrimos escasez de medios tanto personales (por ejemplo soy la única fisio para 162 personas) como materiales (lo de que no tenemos guantes no es broma). Y seguimos trabajando Mirna, no vamos a ir a la huelga ni nada, ¿que pasaría con nuestros residentes si nos descuidáramos de ellos porque no cobramos? Paciencia y a aguantar el bache. Pero que, encima, no nos vengan con milongas...
Gracias por vuestro apoyo.

miguelin dijo...

Que pase pronto la tormenta. Trabajar de esa forma desmotiva a cualquiera. Un abrazo y enhorabuena por tu blog.

http://mividaentuventana.blogspot.com/

Bruji dijo...

Por desgracia ahora están así de mal las cosas, en mi empresa están haciendo una restructuración de la plantilla bestial, y estamos todos acojonados,...

Un beso y animos!!!

barbaria dijo...

Lo cierto es una cosa, Bruji, de éstas salimos con más fuerza, seguro.
Gracias, Miguelin, por la visita, el abrazo y el piropo.

Camaleona dijo...

La empresa en la que trabajo tiene muchos defectos, pero una grandísima virtud, y aún más en los tiempos que corren y es que, por encima de todo, cuidan de sus recursos humanos que saben que son los que dan valor a una empresa de servicios.
Espero que los cambios de dirección mejoren la situación del activo de la empresa, que sois vosotros...