jueves, 7 de enero de 2010

Mi teoría sobre La Verdad

La Verdad es dura, es esquiva, difícil de encontrar y a veces de digerir.
Hay quién escudándose en que dice La Verdad te lanza a la cara los más violentos insultos.
Hay quien entiende La Verdad como un bien absoluto y quién cimenta su vida en la búsqueda. Se enarbola como bandera de causas opuestas. Se hiere y se sufre, se hiere y se mata por La Verdad.
La Verdad es fea y sin embargo La queremos desnuda, despojada de artificios, en toda su fealdad.
La Verdad es cruel y no entiende de compasión...
La Verdad libera al hombre.

Pero no es así.
Porque La Verdad no existe.

Existe mi verdad, tu verdad, la de éstos o la de aquellos. Defender mi verdad implica denostar la tuya porque son diferentes y no podemos tener razón los dos. O tú o yo.

Y sin embargo yo pienso que todos nos equivocamos.
Imagino La Verdad, ésta, la absoluta, como una figura geométrica... pongamos el cubo por ejemplo. Digamos que yo vivo en una cara del cubo y soy capaz de examinar y entender toda la extensión de esa cara y creo en aquello que veo y digo "esta es la verdad" y todos los que vivimos en la misma cara hablamos de La Verdad con mayúscula.

Pongamos que en la cara opuesta viven otras personas que examinan y entienden su terreno y bautizan como La Verdad la realidad que ellos perciben, totalmente distinta a la que percibo yo.
Y como vivimos en el mismo cubo nos comunicamos y explicamos nuestras verdades. Nadie daría su brazo a torcer porque entendemos que su cara del cubo debe ser igual a la nuestra, ni incluso visitando el lado opuesto del cubo porque una vez que decides cual es tu verdad explicas todo en base a ella, incluso una verdad diferente.

Entonces pienso que sería posible, tal vez, quizá, a lo mejor, viajar al interior de cubo, trascender de nuestra cara original y desde el centro del mismo poder observar todas nuestras verdades y ver que entre todas forman La Absoluta, el cubo entero.
Traslada eso a una figura de infinitas caras, tantas como verdades hay... y mi verdad se hará mas humilde. Y cederé a que tal vez mi verdad no sea la que se escribe con mayúsculas.

Entonces comienzan las preguntas, infinitas preguntas a la que no puedo responderme...
y se me embota la cabeza.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

No se puede relativizar la verdad de esa manera. Solo hay una verdad universal para todos si no no sería verdad, lo blanco es blanco lo mire quién lo mire y los demás se equivocan.
Cris.

X dijo...

Joder, qué poco conciliador comentario. xD

La verdad es que hay casos innegociables en los que la verdad puede pasar a llamarse verdad objetiva, aunque esta palabra no me gusta nada, yo diría más bien verdad matemática, o científica, o aun empírica. Que 2+2=4 es verdad, se le puede dar muchas vueltas al asunto y dotarlo de juegos de palabras para que pueda ser una cosa diferente, pero 2+2 es igual a 4 y solo a 4, eso es verdad y cualquier otra cosa al respecto es falsa.

Luego están otras cosas, de hecho la mayoría de las cosas, que son subjetivas. En realidad, la palabra "verdad" tiene un significado bastante vacío si lo piensas. Una persona no es guapa, una persona le parece guapa a otra y fea a otra. E incluso si le parece guapa a diez millones de personas y fea solamente a una, no se podrá decir de esa persona que es guapa. Porque es subjetivo. Esto es aplicable a absolutamente todo (todo a lo que no sea aplicable lo del anterior párrafo, que en el fondo son poquitas cosas). Así que más o menos estoy de acuerdo contigo en el fondo, pero es que yo no utilizaría el término "verdad" cuando quiero distinguir entre mi opinión y la de otros, mi versión y la de otros. :-)

erranteyerrado dijo...

Todo lo que dices, para mi, no es verdad. Por eso tienes razón ;)

barbaria dijo...

Pues sí, X, quitemos las matemáticas y todo es subjetivo, opiniones, criterios, y creencias son distintos y aún así pocos como tú no llaman verdad a su versión y por eso se discute tanto. Como aquí el amigo Cris, hola Cris, al que no hay que llevarle la contraria...
Erranteyerrado, si hace mas calorcito en tu cara del cubo, me mudo.

Camaleona dijo...

Pues tienes razón, o igual no, no sé... yo también me emboto...

urquijo71 dijo...

Estoy bastante de acuerdo, hay algunas cosas, pocas que tienen una única verdad, el resto depende mucho de los puntos de vista, intereses, etc.
Hay una película muy buena que se llama "Las dos caras de la verdad"

Nuria dijo...

Qué interesante Barbaria, qué interesante...Yo siempre he dicho lo de que "cada uno tiene su verdad" o que "cada uno cuenta la historia/la peli/su versión según la ha vivido". Y todo es tan relativo...Y no nos olvidemos de los estados de ánimo, que a veces hace que se nos nuble la vista y lo veamos todo distorsionado.

Las Reflexiones de Rulo dijo...

Estoy convencido, que la verdad existe pero, no tiene dueño. Alguien la ha repartido y todos poseemos un poco, pero nadie la posee en su totalidad. Por suerte, existe el sentido común, que aplicado con inteligencia, nos hacerca bastante a ella.

Yandros dijo...

Estoy de acuerdo con X, (como casi siempre), en el que el relativismo se topa con un interrogante con la matemática
Y aunque está feo os dejo un enlace donde creo que explico algo similar a lo que refiere X:
http://torredelcaos.blogspot.com/2009/03/la-cuadratura-del-circulo.html

Pero lo del cubo me ha gustado más que mi cuadratura del círculo
Un saludo

barbaria dijo...

Pues parece que la mayoría estamos de acuerdo en que todo es según el color del cristal con que se mira (lo siento por tí, Cris).
Yandros, de feo nada, que a todos nos enseñan que es bonito compartir, estás en tu casa (y va para todos) para enlazar lo que quieras.
Añadamos caras al cubo.