miércoles, 16 de diciembre de 2009

Ser o no ser...

Escribir...
Cuantas veces me he sentado con un papel en blanco por delante y el boli bic (de punta gorda) a poner una letra detrás de otra y a ver que sale.
He llenado diarios y cartas y libretas y miles de folios en blanco. Los he llenado de vacíos, los he llenado de mentiras, de verdades a medias, de cruda realidad. Cúantas veces he mirado al folio en blanco con la mente en blanco para que nacieran de la nada las más absurdas verdades incapaz de confesarme a mí misma en el pensamiento.
Cúantas veces he descargado mi conciencia, mi mala conciencia, mi ira, mis dudas y mis certezas. Ahora leo y releo con otros ojos lo vivido y descubro como mi mente ha ido maquillando los recuerdos, adaptándolos, mulléndolos como almohadones para reposar más cómodamente sobre ellos.
Cúantos borrones de tinta, cuantas lágrimas _ bebidas y derramadas_, cuánta dicha, cuántos fantasmas me persiguen, cuántas vidas no vividas, cada una por aquellas decisiones que no tomé, por aquellos caminos que no seguí.
Y el fondo, la esencia, ¿es la misma? ¿o por algún proceso químico, o alquímico, ha sido sustituida?
Me pregunto qué queda de mí en mí.
Y cuántas, cuántas palabras más habré de escribir para poder un día llegar a conocerme. Como estas, absurdas, incoherentes , escritas sin pensar (o sin repensar) al mismo ritmo _ bueno un poco más lento porque sólo uso cuatro dedos para escribirlas_ que se van formando en mi cabeza.
Qué bueno sería poder comportarse siempre así, sin frenos rodando-rodando sin sopesar consecuencias. ¿Sería así más fiel a mí misma o yo misma soy quién soy por los frenos puestos e impuestos?.
No voy a releer ésto, no voy a corregir nada_ bueno, las faltas de mecanografía_ y así tal cual saldrá.
No quiero cavilar ni analizar sólo seguir, rodar, resbalar...sólo por ésta vez...

11 comentarios:

La reina de la miel dijo...

¡Cómo siento mías tus palabras! Creo que no me equivoco, creo que sé de lo que hablas. "Creo" no: siento. Un beso.

petaqui dijo...

Uf, abriendote para que veamos como eres
Me gusta, prefiero no pensar ahora en nada y no sería recomendable que me pusiera a escribir lo que me saliera del corazón pues ahora solo tengo pena en el interior

Camaleona dijo...

Pues yo he resbalado por tus palabras, aunque también me he tropezado con ellas... hasta descubrir una parcela pequeña de tu alma...

Anónimo dijo...

Cuantas veces he sentido y he hecho lo mismo que tú!! Te comprendo y apoyo.

barbaria dijo...

Sentir, has dado en la clave Reina, que a veces parece que tengo oxidados los sentimientos de tanto "hacer".
Uf también Petaqui. Abriéndome, escondiéndome... quién lo sabe.
Si has llegado hasta ella, Camaleona, bienvenida al caos.
Gracias, anónimo. Ponte un nick o mejor, hazte un blog.

Small Blue Thing dijo...

¡Y cartas, y cartas! (en serio)

barbaria dijo...

Y espero que más, Small.

Neo dijo...

acaso tienes miedo de ser tú misma?
:)
no, verdad?
y qué te lo impide? tú misma, o la parte de ti misma que se aferra a esos frenos.

Veo un brillo de visión en tus palabras, un instante de lucidez; espero que lo sigas.

bsos

barbaria dijo...

Has dado en la clave, Neo. Estoy cómoda con mi "ser" soy relativamente feliz, lo cual es mucho en estos tiempos, pero me pregunto.., siento curiosidad por asomarme al abismo ¿Tú no?

barbaria dijo...

NEo, iba a entrar en tu blog para devolverte la visita y darte las gracias por la tuya, ya que no puedo lo hago desde aquí. Bienvenido.

víctor palomino dijo...

Dejamos recuerdos que nos da un sentido a nuestra existencia pasada, recuerdos que nos da un significado de un ser que cambia cada día así por consiguiente, complacer la existencia de un ser, lo que somos realmente.